AtaClub

Ayer tuve la suerte de cenar con muy buena compañía en Ataclub, un nuevo restaurante situado en los bajos de la Calle Velázquez, número 150.

El local está cuidadosamente decorado al detalle, en tonos minimalistas, blancos y negros, creando un ambiente de intimidad muy elegante.

Nada más entrar hay una mesa llena de velas, ¡con lo que me gustan a mí las velas!

 

Nosotros cenamos en un rinconcito del restaurante, en una mesa alta al lado de una ventana.

Me llamó la atención la vajilla, de un delicado tono blanco y formas muy elegantes que vestían muy bien los platos que más tarde degustamos.


Cenamos un menú degustación elaborado por su chef Miguel López-Castanier, que comenzó con un entrante muy sabroso, consistente en un mini bocadillito de faisán. Creo que nunca antes había probado el faisán y me encantó el toque del chef incorporando un punto dulce a la salsa.


Para los primeros platos tomamos un Verdejo de Rueda, que estaba riquísimo y nos acompañó en el gazpacho de aguacate con albahaca y con la brocheta de vieira.

A mí personalmente el gazpacho me encanta, me parece una muy buena manera de empezar cualquier comida, porque te refresca y te abre el apetito. No había probado nunca el gazpacho de aguacate y no me defraudó. De sabor me recordó al pesto, por la albahaca. Para acompañar el gazpacho nos sirvieron pan de aceite de oliva, cuidadosamente cortado.

En cuanto a la presentacion del gazpacho, no pudo gustarme más. Yo que soy súper fan de los tarritos, nos lo sirvieron en un tarro de cristal con tapa de rosca, ¡súper original!


A continuación nos sirvieron la brocheta de vieira, con un toque de verdura, que me pareció alucinante, creo que fue el plato que más me gustó. Además la presentación también estaba muy cuidada. La vieira estaba acompañada de un corte de calabacín muy original.

Cambiamos de vino y pasamos a otro tipo de platos. El vino que nos ofrecieron fue un crianza, y como yo no soy muy de vino tinto pedí más vino blanco.

He de decir que el servicio fue muy atento en todo momento y muy agrable con nosotros. Yo personalmente agradezco mucho que me canten los platos antes de probarlos.

El siguiente plato fue un tartare de atún con ceviche de mango que para mi gusto estaba un poco ácido y el sabor del atún se quedo un poquito camuflado.

Acto seguido, al terminar el tartare nos trajeron un perrito de ceviche de buey; no había probado nada parecido anteriormente y no me defraudó, aunque su aspecto no parezca el mejor, estaba súper sabroso.

Y para terminar, de plato principal degustamos un arroz con pato y salsa al vino tinto. El arroz quizás estaba algo seco, aunque el pato estaba muy conseguido y la salsa estaba alucinante. Creo que coger el punto al arroz es complicado, por lo que incluir  un plato con esta base en un menú degustación es arriesgado. Para mejorar un poco este plato yo lo serviría con algo más de salsa para hacerlo algo más húmedo y jugoso.
Eso sí, la presentación me pareció preciosa con el plato hondo y la ramita decorando la salsa.

Después de tantos platos no pude llegar al postre, aunque claro que hice una foto para enseñároslo. Eran unos canutillos de hojaldre rellenos de requesón, miel, pasas y pepitas.

Creo que este concepto de restaurante elegante en un local clandestino puede ser muy acertado.

Espero volver pronto a tomar también alguna copa, porque después de cenar hay súper ambiente.

Se me olvidaba mencionar que durante toda la velada disfrutamos de música en directo. Algo agradecer, porque la cena de ameniza un montón.

Gracias por estar ahí.

Car.


 

Recuerda que puedes seguirme en todas mis redes sociales:

Instagram: @carmenpuentes_

Facebook: @CarmenPuentesGomez

O escribirme a: carmenpuentesgomez@gmail.com

 

2 Replies to “AtaClub”

  1. Me ha encantado compartir una cena más contigo!!! El post genial de verdad!!! Millones de besos <3
    http://karime.es

    1. Eres un encanto Kar, por muchísimas más 🙂 <3

Deja un comentario